jueves, 28 de mayo de 2015

Mi primer dictado

 De vez en cuando me gusta probar a ver si los niños realmente están asimilando lo que se trabaja en el aula o no. Ese día me decidí por comprobar si van entendiendo para qué sirven realmente las letras, y que las palabras que escuchan y dicen se componen de ellas.
 Así que les propuse "jugar a un juego de mayores": les daría un folio en blanco, diría una palabra y, sin copiarse del compañero, escribirían lo que escuchasen.
 Este fue el resultado