sábado, 8 de febrero de 2014

Aprendiendo a recortar

Una de las cosas más útiles de la vida y que más cuesta aprender, es la técnica del recortado pues implica una coordinación de ojo y manos muy complicada.
Las primeras veces que un niñ@ se enfrenta a unas tijeras, no sabe ni cómo cogerlas, mucho menos cómo colocarlas ante el papel:
Una vez que conseguimos abrir y cerrar, toca enfrentarse con el papel

 Finalmente, unos con más acierto que otros, conseguimos recortar parte o incluso trozos de papel...


 Da mucho gusto ver cómo se concentran y las ganas que tienen de aprender ¡Ya veréis qué bien lo hacemos al final!


2 comentarios:

zhenda dijo...

Hola María, nosotros también estamos con las tijeras empezando.. y la verdad es que nos cuesta... jajaja
Un besote grande!!
Espero que todo te vaya genial que hace un siglo que no hablamos.

María dijo...

¡Qué razón tienes Pilar! Todo cuesta al principio pero verás que pronto todos son expertos.
Un beso enorme guapa, espero que estés muy bien tu también