lunes, 17 de febrero de 2014

2º cuento del curso

  Al principio del trimestre llegó al colegio  este concurso escolar:
 A mí me encanta trabajar los cuentos en clase, así que decidí participar. Lo primero fue inventar un cuento junto a los niñ@s: La bruja Pepapi y la playa. Lo ilustramos, y cuando iba a mandarlo... resultó que en la página web, en las bases del concurso, y no en la publicidad que nos enviaron al colegio, se especificaba que iba dirigido al alumnado de primaria...
 Me cabrean mucho estas cosas, primero porque los niñ@s de infantil pueden participar sobradamente en concursos como estos y segundo porque debido a este malentendido no hemos podido concursar.
 Lo bueno es que hemos hecho un relato precioso, lo malo que no llegará tan lejos como creo que habría podido llegar. En fin, espero que lo disfrutéis.
 Había una vez, una bruja que se llamaba  Pepapi. Vivía en una casa con chimenea al lado de la playa.
 Un día la bruja salió de su casa y se encontró su playa llena de basura. Había papeles, plásticos, latas, botellas y desperdicios; a la bruja eso no le gustó nada y se enfadó mucho.
 Para limpiar todo eso pensó que necesitaría una excavadora y algunos amigos que la ayudaran a separar la basura. Así que llamó a Susi, que era una niña y su mejor amiga, para que recogiera el plástico y las latas y los tirara en el contenedor amarillo.
  También llamó al monstruo policía, que recogió las botellas para tirarlas en el contenedor verde clarito.
  El lobo Jose Manuel fue el encargado de llevar la excavadora y recoger los desperdicios orgánicos para echarlos en el contenedor gris y verde oscuro.
 La bruja Pepapi recogió los papeles que irían al contenedor azul.
  Cuando terminaron de recoger se pusieron muy contentos, y se pusieron a vigilar y a decirle a la gente dónde tenían que tirar cada basura, así la playa no se volvería a ensuciar nunca más.
     Y colorín colorete, por la chimenea sale ¡Un cohete!