viernes, 30 de agosto de 2013

Lecto-escritura en infantil

 Últimamente estoy encontrando con muchos papás y mamás, y con compañeros de profesión, que están experimentando el trabajar la lecto - escritura con sus hij@s y alumn@s sin fichas diarias ni libros, sin embargo, a veces se sienten perdidos sobre como hacerlo. Hoy os voy a poner algunasactividades que hemos realizado en clase y que son fácilmente aplicables en casa.
-  Uno de los proyectos anuales que más han motivado a los niñ@s ha sido su libro "Asi soy yo y así me ven mis compañeros"
 Al principio era muy dificil que fueran fijándose en los rasgos de cada uno y en su forma de ser y actuar en clase, sin embargo, poco a poco, fueron dándose cuenta de ciertos detalles que los diferenciaban de los demás, y así lo representábamos en la pizarra lo primero:

 Y luego en las páginas del libro, que os enseñamos junto a sus protagonistas




 En casa podemos hacerlo también con papá, mamá, los hermanos, abuelos, tios y primos... seguro que con el tiempo se queda un bonito recuerdo para todos.
-  También ayudan mucho, para jugar y aprender, las pizarras vileda o mágicas. Ésas que se escriben y se borran sin los problemas ocasionados por la tiza y su polvillo. Sin necesidad alguna de tener que obligar a nadie a escribir, jugando a ser profes, hacen cosas como estas con sus 4 añazos:

 En casa deben tener acceso a alguna mesa o rincón para pintar y jugar, como en el cole tienen muchos folios, normalmente las ceras blandas, las pinturas y las pizarras de cualquier tipo, les resultan mucho más motivadoras y divertidas.
 - Además ¿Quién dice que los números y las letras son aburridos o difíciles de conseguir? Un día culquiera hicimos letras gigantes en folios, cada niñ@ eligió cuál quería decorar, al terminarlas, les pusimos forro transparente para que sean duraderas y, a partir de ese momento, se convirtieron en un juego fantástico, buscando las letras de sus nombres, de palabras que encontraban por la clase, inventadas, las que se les ocurría a ellos o a la seño...

 - Y, por supuesto, uno de los mejores momentos del día: el de los cuentos. A veces los leía la seño, otras los leían ellos a sus compañeros, algunos lo hacían solos y otros acompañados, pero todos entendían la importancia que tenían las letras para entender lo que los dibujos nos querían decir.
 ¿De verdad seguís pensando que la lecto - escritura es repetitiva y aburrida?